• 19/09/2019

Higiene postural

Fisioterapia

La higiene postural es el conjunto de medidas necesarias para mantener el cuerpo en la colocación más correcta durante todas las actividades que realicemos. ¿Qué entendemos por más correcto?, pues aquella colocación postural que me permita ejecutar cualquier actividad con el menor coste energético, el menor esfuerzo.¿Cuál es esa colocación? Dependerá de la actividad. Evitando realizar de forma incorrecta grandes esfuerzos puntuales, o esfuerzos más livianos mantenidos durante largo tiempo podremos mantener nuestra salud y equilibrio corporal.

Lo ideal sería aprender desde bien pequeños a colocar nuestro cuerpo de una manera armónica,y a partir de ahí moverlo adecuadamente. Por desgracia, son conocimientos que hoy por hoy no están presentes de una manera constante en las escuelas o en nuestras casas. Aunque sí hay actividades que las contemplan desde hace décadas como, por ejemplo, la danza.

¿Qué ocurre si no prestamos atención a nuestra postura corporal?

Si no prestamos la atención adecuada a nuestra postura corporal, con el paso del tiempo y, en función de las actividades realizadas y de la forma en que se han llevado a cabo, el cuerpo se va deformando para poder realizarlas. Y es aquí cuando aparecen los problemas: el cansancio exagerado, los dolores recurrentes, la incapacidad de seguir realizando aquellas cosas que hacíamos de forma fácil y mecánica, incapacidad hasta para poder descansar durante la noche, etc.

¿Hay solución para los problemas posturales?

Por supuesto que sí. Hay que comenzar eliminando las tensiones acumuladas en nuestros músculos transformadas en contracturas dolorosas y acortamientos músculo-tendinosos y a partir de aquí desaprender lo aprendido. Es decir: reconstruir nuestra manera física y psíquica de estar en este mundo, recolocando nuestro cuerpo de nuevo, y aprendiendo a movernos de otra manera.  

La niñez es una de las etapas de adquisición de habilidades motrices y es la ideal etapa para prevenir malas posturas. Durante este periodo el niño aprende a conocer su cuerpo y su entorno, generando conductas repetitivas, hábitos alimenticios y trastornos emocionales que afectan su salud. Por eso, los adultos deben tener cuidado con estos daños y corregirlos o intentar que se produzcan lo menos posible.

En general, debemos:

  • proteger siempre nuestra espalda,
  • evitar posiciones mantenidas de forma fija durante mucho tiempo 
  • fortalecer la musculatura de las piernas y el abdomen
  • tener cuidado y conciencia de cómo nos colocamos para hacer todas esas actividades diarias que se convierten en hábitos que deben ser saludables

Obviamente, si el mobiliario con el que contamos es ergonómico y de calidad, nos ayudará a contener el cuerpo bien colocado mientras trabajamos, pero no es la solución. Esta pasará por saber cómo cuidar nuestra colocación corporal. Algo que debería implantarse ya desde las escuelas.

Y mientras conseguimos hacer realidad esta utopía, ¡podéis contar con mis servicios profesionales para ayudaros!


Tags: cervicales, cuello, deportes, equilibrio corporal, estiramiento, hábitos posturales, higiene postural